Forgot Password

Mantenerse en forma de por vida

En uno de los podcasts de AoM, entrevistaban a Layne Norton, culturista, powerlifter y PhD en nutrición sobre su último libro: Fat Loss Forever. Que, además de tener un nombre muy marketeable, resultó dar algunos puntos que ya todos sabíamos pero con algunos detalles adicionales bastante interesantes.

Dietas yo-yo

Las dietas con rebote, que son las clásicas de revistas femeninas sobre bajar una gran cantidad de peso en poco tiempo, pero que luego se recupera con creces.

El cuerpo tiene un sistema de defensa para mantenerse vivo cuando hay hambruna. Algo que a amenazado a la humanidad desde siempre, y que parcialmente se solventó con la agricultura y la ganadería. Aún siguen habiendo lugares que sufren hambre: países de áfrica, donde golpea el socialismo, etc, y los tiempos de abundancia son históricamente escasos a decir verdad.

Entonces, cuando hay hambre, el cuerpo intenta consumir la menor cantidad de calorías posibles: involuntariamente te mueves menos, haces las cosas más lento e incluso puedes llegar al extremo de parpadear más menos seguido.

Cuando la dieta acaba, piensa en la película El Pianista cuando logra comer algo, tu cuerpo pasa por lo mismo, pero con los productos súper procesados de hoy, es fácil pasarse de la cuenta con las calorías que ingerimos. Además el cuerpo intenta retener lo que más pueda en caso de que exista una siguiente hambruna. Incluso en ratas se ha documentado que se crean más células adiposas para retener más calorías, y en humanos es muy probable que ocurra lo mismo; es decir, a cada rebote te haces más gordo.

Como resultado, en un experimento se comprobó que en una escasez de alimento el cuerpo pierde grasa a cierta velocidad, luego en el rebote ganas más peso del que perdiste. En un segundo ciclo (nueva dieta, "esta dieta si que va a funcionar!!!"), la velocidad en que se pierde peso es la mitad de la vez anterior, y al acabar la dieta se gana aún más peso que en el rebote del primer ciclo.

Asusta, ¿cierto?

No existe la dieta perfecta.

Las dietas se han convertido en una especie de religión con adeptos fanáticos por todos lados: veganos, keto, carnívoros, IIFYM, paleo, etc. Todas son consideradas milagrosas según sus fans, y la defenderán a muerte en las redes sociales. Pero la dieta perfecta es aquella que a ti, personalmente te funciona y que además puedes mantenerla a largo plazo. ¿Un keto warrior con poleras de crossfit podrá vivir sin comer carbohidratos por el resto de su vida? Si es así, keto es lo tuyo, si no es así mejor busca otra.

Al final del día, cuentan las calorías que ingieres vs las que gastas. Bajar de peso consiste en comer menos, moverse más o ambas.


Bajar de peso y mantenerse así para siempre.

Un truco es bajar cierta cantidad de kilos (5kg por ejemplo), al cumplirse la meta darse un "break mental" (las restricciones calóricas también estresan y provocan cámbios de ánimo), un relajo por dos semanas comiendo lo que quieras pero manteniendo el peso que perdiste. Luego reanudas la dieta por los siguientes 5kgs y así, lento y constante.

Tienes que considerar que en algún punto te vas a estancar. Es inevitable, porque en ese instante tus requerimientos calóricos han bajado. Pero es cosa de recalcular y seguir con el viaje.

Hacer ejercicio es otro punto vital, porque aumenta la sensibilidad hormonal de tu cuerpo para saber cuántas calorías realmente necesita. Otro truco es evitar los productos muy procesados, porque tienen muchas calorías por cada 100grs, son muy fáciles de digerir (te da hambre pronto) y no aportan muchos nutrientes.

Recuerda que el viaje lo importante es disfrutar el proceso, el viaje mismo, más que el destino.

Puedes escuchar la entrevista completa acá (en Inglés)





racuna • 2019 May 10

Be the first to comment.